Lactancia materna y el tratamiento para el cancer

Hoy me levanto y leo una gran noticia: Investigadores de la universidad de Lund en Suecia estudian el potencial de la leche materna...



Hoy me levanto y leo una gran noticia: Investigadores de la universidad de Lund en Suecia estudian el potencial de la leche materna como una posible fuente de tratamiento para el cáncer en adultos.

(Imagen: Virgen de la leche. Correggio, 1524-1525)

Siempre te he hablado de lo importante que es la lactancia materna, y lo convencida que estoy de los beneficios que tuvo para ti. Suelo decir que la naturaleza es sabia, y éste es un claro ejemplo de ello.

Por supuesto que se conocen sobradamente los beneficios que tiene la leche materna para el bebé. Pues pese a eso, es sorprendente lo mucho que desconocemos aún de sus propiedades. Tanto es así que cada poco tiempo se descubre algo nuevo, una sustancia o componente que puede resultar beneficioso para un uso concreto. Esto último es llamativo porque podría ayudar a curar el cáncer con todo lo que eso implica. Ojalá cuando tu seas mayor esos progresos sean reales haya una cura para el cáncer...

Al leer la noticia me ha venido a la cabeza algo que siempre me ha llamado mucho la atención, y que quiero compartir contigo: 

¿Sabías que hace muchos años, casi desde que el hombre esta en la tierra, existían mujeres a las que llamaban ama de cría o ama de leche (entre otros muchos nombres)?.

Estas mujeres se dedicaban a amamantar niños que no eran sus hijos. Antiguamente no existían leches preparadas ni nada por el estilo, es algo relativamente reciente. Entonces a los niños sólo se les alimentaba con leche materna. Y te preguntaras porque no se la daban sus mamás, claro.

Pues es que hay veces que aunque las madres quieran, la lactancia no sale adelante. No son muchos los casos, pero existen. También hubo épocas en las que las madres de clase alta, no daban el pecho a sus hijos. Era una costumbre para esas familias tener amas de cría, fíjate qué cosas más raras que pudiendo amamantar, no lo hacían. El caso es que buscaban a estas mujeres para que dieran leche materna a sus hijos.

                                                                   

Pero volviendo a nuestra historia... Cuando tu eras muy pequeñita hubo una época que te quejabas mucho de los oídos. No parabas, era cada dos por tres, y nos volvimos locos llevándote al pediatra.

Hasta que un día ya cansados de que nos dijeran que era otitis, pero no dar con la solución, nos fuimos a un especialista. Te revisó y nos dijo que no veía ninguna lesión en el oído por lo cual todos los diagnósticos que nos habían dado eran erróneos. Así no encontrábamos solución ninguna...

De pronto te pusiste a llorar y yo te puse al pecho. El médico al verte, preguntó:

- ¿Sigue con lactancia materna?. 
- Sí - le contesté yo.

Me explicó entonces que los niños con lactancia materna, a tu edad, era poco probable que sufrieran otitis.

Poco probable no es lo mismo que imposible, así que habrá casos de niños amamantados que sí las sufran. Pero lo que averiguamos allí es que tú no eras una de ellos.

El trabajo de la succión, más las propiedades analgésicas y antibióticas de la leche materna son las que hacen raro que los bebés que maman tengan infecciones de oído.

Así que lo que te ocurría a ti es que te estaban saliendo las muelas, y puede afectar a un nervio de la zona que provoca molestias, y por eso no parabas de quejarte. En el momento que te salieron las muelas se acabaron las molestias y los lloros por esa causa.

¿Has visto todos los beneficios que tiene? Nosotras tuvimos la suerte de poder disfrutar la lactancia mucho tiempo y si volvieras a nacer repetiría la experiencia sin dudarlo.

Te quiero, hija.


Puede que también te guste

0 comentarios